Archivo de Categorías: Ficciones

Écfrasis del amor en dos partes

Persona que acaba de conocer a  persona la invita a leer. Así, vamos a leer. Persona que acaba de ser invitada a leer por persona que acaba de conocer, dice que sí. Así, sí. Acuerdan verse en la biblioteca, bajando

Écfrasis del amor en dos partes

Persona que acaba de conocer a  persona la invita a leer. Así, vamos a leer. Persona que acaba de ser invitada a leer por persona que acaba de conocer, dice que sí. Así, sí. Acuerdan verse en la biblioteca, bajando

Charlas ficcionales #3: La conversación

-¿Cómo estás? -Bien, déjame abrazarte. -A ver. Pausa. -¿Cómo estás tú? -Cansada. -Pasa, pasa. Estoy preparando una cena vegana que me está quedando… ¿Ya comiste? -Bueno, el banano que acabo de terminar. -Eso no es cena. -Estoy bien así, no

Charlas ficcionales #3: La conversación

-¿Cómo estás? -Bien, déjame abrazarte. -A ver. Pausa. -¿Cómo estás tú? -Cansada. -Pasa, pasa. Estoy preparando una cena vegana que me está quedando… ¿Ya comiste? -Bueno, el banano que acabo de terminar. -Eso no es cena. -Estoy bien así, no

El amor más corto del mundo

Me enamoré de Sujeto. Ahora lo pienso fácil, lo escribo fácil, pero me tomó bastante asumir que ese, en efecto, había sido un amor. Todo era confuso: los últimos meses del año, las despedidas en fila, la nostalgia prestada, la

El amor más corto del mundo

Me enamoré de Sujeto. Ahora lo pienso fácil, lo escribo fácil, pero me tomó bastante asumir que ese, en efecto, había sido un amor. Todo era confuso: los últimos meses del año, las despedidas en fila, la nostalgia prestada, la

Charlas ficcionales #2: La llamada

No sé si es amor que tienes, o amor que finges, el que me das. Me lo das. Tanto me basta. – Fernando Pessoa – -Hola. -Hola, ¿cómo estás? -Bien, bien. Llegando a la oficina a terminar unas cosas que tengo

Charlas ficcionales #2: La llamada

No sé si es amor que tienes, o amor que finges, el que me das. Me lo das. Tanto me basta. – Fernando Pessoa – -Hola. -Hola, ¿cómo estás? -Bien, bien. Llegando a la oficina a terminar unas cosas que tengo

Charlas ficcionales #1: El dilema

-No creo que sea buena idea quedarme. -… -¿Por qué me volteas los ojos? -Porque ya sé por dónde va esta conversación. -¿Por dónde? -“Esto es complicado, blabla”. -Es complicado. -Ya sé, ¿pero no podemos pasar un día sin hablarlo?

Charlas ficcionales #1: El dilema

-No creo que sea buena idea quedarme. -… -¿Por qué me volteas los ojos? -Porque ya sé por dónde va esta conversación. -¿Por dónde? -“Esto es complicado, blabla”. -Es complicado. -Ya sé, ¿pero no podemos pasar un día sin hablarlo?

Memento

– I need to stop doing this. “What?”, you might ask. “Loving you”, I would answer. – -*

Memento

– I need to stop doing this. “What?”, you might ask. “Loving you”, I would answer. – -*

Bitácora de anoche

Busco blood en Tumblr porque estoy al borde del desespero y Tumblr me pregunta si estoy bien. Y no. Tengo las uñas vuelta mierda nuevamente, los dedos me sangran todos los días sin falta y mi teclado queda teñido como un

Bitácora de anoche

Busco blood en Tumblr porque estoy al borde del desespero y Tumblr me pregunta si estoy bien. Y no. Tengo las uñas vuelta mierda nuevamente, los dedos me sangran todos los días sin falta y mi teclado queda teñido como un

After office: Sofía desaparece y nadie sabe adónde fue

– Éramos jóvenes y éramos también una pandilla colegial moldeándose a punta de reuniones caseras descontroladas. La calle estaba vetada porque no era legal que nuestra desmesura anduviera suelta por ahí causando estragos, pero Sofía tuvo claro desde el primer

After office: Sofía desaparece y nadie sabe adónde fue

– Éramos jóvenes y éramos también una pandilla colegial moldeándose a punta de reuniones caseras descontroladas. La calle estaba vetada porque no era legal que nuestra desmesura anduviera suelta por ahí causando estragos, pero Sofía tuvo claro desde el primer

After office: Sofía va al mar

Boca, garganta, esófago, estómago. Ardorcito rico. Cara pensativa cuando dejó de ser rico. Mareíto profético anunciando que después de ese trago no iba haber un mañana porque ya estaba borracha y feliz. Sobre todo feliz.

After office: Sofía va al mar

Boca, garganta, esófago, estómago. Ardorcito rico. Cara pensativa cuando dejó de ser rico. Mareíto profético anunciando que después de ese trago no iba haber un mañana porque ya estaba borracha y feliz. Sobre todo feliz.

After office: Good bye, panties

¡Me rompió mi pantaletas favorita, vergación! Me costó veinte euros, marica, ¡veinte euros! Ni siquiera voy a multiplicarlo por el paralelo porque me va a dar algo. Mardita sea me rompió mi pantaleta favorita. Así empieza el himno de esta semana

After office: Good bye, panties

¡Me rompió mi pantaletas favorita, vergación! Me costó veinte euros, marica, ¡veinte euros! Ni siquiera voy a multiplicarlo por el paralelo porque me va a dar algo. Mardita sea me rompió mi pantaleta favorita. Así empieza el himno de esta semana