Écfrasis del amor en dos partes

Persona que acaba de conocer a  persona la invita a leer. Así, vamos a leer. Persona que acaba de ser invitada a leer por persona que acaba de conocer, dice que sí. Así, sí. Acuerdan verse en la biblioteca, bajando las escaleras que hay en mitad del patio, en la parte antigua del edificio. Persona que ahora lee con persona, no puede concentrarse en su texto de filosofía lógica o lógica de la filosofía porque quiere mirarla de reojo. Empieza a fingir que lee sin levantar la mirada del libro. Maldice en silencio mientras lee por haberse sentado a su lado y no en frente. Se jura igualmente en silencio, mientras sigue fingiendo, que no volverá a pasar. Persona que quiere concentrarse en su lectura en lugar de pensar en mirar a persona que tiene a su lado, se da cuenta de que no ha pasado de página en los veinte minutos que llevan sentados uno al lado del otro. Se pregunta si ella lo habrá notado. Se pregunta si ella sí ha estado leyendo o si existe la posibilidad, por remota que pueda ser, de que ella también lleve veinte minutos queriendo voltear la cara. Persona desconcentrada ahora pasa la página y empieza a leer de verdad. Persona que está a su lado la mira de reojo.

 

Anuncios

Acerca de Mónica Gómez Vesga

Preguntante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: