Charlas ficcionales #1: El dilema

-No creo que sea buena idea quedarme.
-…
-¿Por qué me volteas los ojos?
-Porque ya sé por dónde va esta conversación.
-¿Por dónde?
-“Esto es complicado, blabla”.
-Es complicado.
-Ya sé, ¿pero no podemos pasar un día sin hablarlo?
-Claro que podemos. Yo no iba a hablar de eso, qué grosero.
-No quise hacerlo. Es solo que…
-Estoy menstruando.
-Jajaja, ¿eso era todo?
-Eso era todo. Nunca me dejas hablar.
-Quédate igual. Me gusta estar contigo.
-Es tarde. Mañana me voy temprano a la playa, tengo que empacar algunas cosas.
-Quédate y nos paramos temprano. Yo también tengo que salir.
-Pero…
– Ven, acuéstate aquí. Veamos algo. ¿Qué quieres ver?
-…
-Ven…
-Lo que sea que no sea Eckhart Tolle.
-¿Por qué no?
-Porque me desespera su tono de voz.
-¿En serio?
-En serio.
-Pero siempre lo vemos.
-Hoy no me siento tolerante.
-Bueno, no pasa nada. Vemos otra cosa.
-Ok.
-¿Estás bien?
-Me parece raro quedarme solo a dormir.
-¿Por qué?
-Porque me provoca abrazarte y morderte un labio y eso es totalmente inapropiado y contradictorio. Mañana voy a irme de aquí hecha mierda.
-No tiene que pasar nada.
-Nunca tiene que pasar nada, pero siempre pasa.
-Ya, tranquila. Me gusta mucho hablar contigo y a ti también, disfrutemos eso.
-…
-Acércate. ¿Qué vemos?
-¿Un documental quizá?
-Sí, eso suena bien. Déjame buscar.

Pausa

-Si me haces eso, no voy a poder buscar nada.
-¿Por qué?
-Porque me encanta que me acaricies así. Mi mamá me lo hacía de pequeño y mi ex nunca quiso. Le daba fastidio. Pero tú me lo haces y me provoca entregarme y no buscar nada.
-Entrégate.
-Déjame poner la computadora en la mesa.

Pausa

-Gimes como un pequeño tigre que llora.
-Amo que me acaricies así. Te lo digo siempre.
-Amo tu espalda.

Pausa

-Te extrañaba
-Teníamos mucho tiempo sin vernos (yo también te extrañaba)
-¿Estás bien?
-Sí. Me estoy quedando dormida.
-No te duermas. ¿Quieres fumar?
-Estoy bien así (quiero besarte).
-¿Estuvo duro el día hoy?
-Estuve triste por cosas diversas y después de escribirte, me arrepentí.
-¿Por eso llegaste tarde?
-En realidad no. No sé. Me queda poca energía.
-Ven.
-Aquí estoy.
-Acércate. Quiero abrazarte.

Pausa
Pausa
Pausa
Pausa

-Podría vivir aquí. En este abrazo, digo.
-Me cuesta.
-¿Qué?
-Besar. Solo puedo besar así, como lo estoy haciendo.
-Tú y tus pequeños asuntos.
-En serio, solo puedo…
-Está bien. No tienes que hacer nada que no sientas. Ya estamos grandes.
-Perdón.
-Ya.

Pausa
Pausa
Pausa
Pausa

-No te duermas.
-Si no me duermo, me voy a morir.
-No te duermas.

Pausa

-Déjame besarte.

Anuncios

Acerca de Mónica Gómez Vesga

Preguntante.

Un Comentario

  1. rh

    fragmentos de cielo… 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: