Y océano, y océano, y únicamente océano

Están de vuelta los días marrones.
Están de vuelta las nubes que interrumpen la inmensidad del cielo con sus presagios de inundación.
Están de vuelta las lágrimas a flor de piel.
Están de vuelta las cartas de adiós.
-A Fernando le prometí mi biblioteca una tarde sentados en una acera de La Candelaria. A Santiago, mis cuentos en digital, mi música, todo lo que está dentro de mi habitación-.
Están de vuelta los días en que le pido perdón a mamá por irme primero que ella,
por no ser tan fuerte, ni querer resistir más.
Están de vuelta los días de pregunta sobre pregunta sobre pregunta sobre por qué.
de teléfono apagado y escritura efímera.
Están de vuelta y la única manera de lograr que se vayan es irme con ellos.

Anuncios

Acerca de Mónica Gómez Vesga

Preguntante.

Un Comentario

  1. rh

    Estos versos me hacen pensar en cuántas veces llego a dudar si una determinada actitud mía se trata de valentía o cobardía.
    Y también me hicieron recordar una canción preciosa: https://youtu.be/-3b6hDCIeDk

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: