Postal #5: Nos, tocar

Yo sé que estás triste porque el amor se te está pudriendo en el corazón y es poco lo que puedes hacer para no desbordarte sobre cada persona que se te acerca, o te roza intencionalmente en la fila del banco, o te toca el hombro para hacer que te detengas mientras caminas apresurado por los pasillos porque cada roce con una mano extraña es una filtración por la cual se te escapan lágrimas y duelos mal curados y a veces, si te descuidas, también se te va el corazón por esa misma mano que toca, conforta y, de dejarla, hiere. Sé lo que pesa el amor estancado y por eso, cuando te atreves a buscarme sin tomar en cuenta mi imposibilidad de responderte con un abrazo que calme, quisiera cambiar las palabras por aquella tarde en que me acariciaste la espalda por primera vez y vivir fundidos en ese gesto que fue refugio y país.

Ahora tengo un chat que siempre está en silencio y mis días no corresponden a los tuyos por esto de que arrastramos con circunstancias dispares y una temporalidad truncada. Sé que en esa condición de náufrago cualquier rama seca es un esbozo de isla y los abrazos, más que abrazos, son salvavidas. Pero tengo fe desde aquí que mis palabras flotan y con la suerte que tengo van a llegar a ti cualquier día cercano. Si no, no me permitiría como me permito ahora pedirte delante de todo el mundo que cuando te encuentres en ellas recuerdes que nos conocíamos sin conocernos y así te disculpes una y otra vez por mostrarme las heridas a pecho abierto, y te me escapes entre las palabras, y te quedes en silencio, y me digas perdón, y no quieras bailar esta canción que pongo, recuerdes que además de los daños que compartimos y este mundo tácito que se forma cuando me dices hola y yo respondo, estamos condenados a tocarnos.

 

Anuncios

Acerca de Mónica Gómez Vesga

Preguntante.

Un Comentario

  1. rh

    La tierra gira sobre su propio eje en un sentido, siempre el mismo sentido, y eso es determinante para muchas cosas que pasan en la tierra y en el aire. Hay inercias inevitables. Podrán haber circunstancias dispares y mundos paralelos y todo lo que se quiera, pero existen inercias y pautas inviolables. Igual que ciertas sonrisas, igual que algunos recuerdos y precisos convencimientos. Inercias sagradas o malditas -eso da igual- como cierta necesidad de mirar o de tocar.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: