Lukimiə #5: Miedo

No se sabe lo que es el miedo hasta que se ha sentido de verdad y se sabe que se ha sentido de verdad cuando pasa. No antes, no después. El miedo siempre es en presente porque no muere; a pesar de los intentos afanados de pisotearlo o meterlo en el último rincón del closet, él persiste y se alimenta de su propia leyenda de ser omnipotente, dueño, amo y señor de todo lo conocido, capaz de ganarle al mal con una mano en el bolsillo y regresar a casa a tiempo para dormir en paz. Por eso es tan jodido aprender a punta de miedo, del latente y real miedo que se extiende por dentro como un incendio forestal que crece entre más agua se le echa y que, por su misma condición de voraz, se alimenta de lo que hay y de lo que no hay, de lo que sirve y de lo desechable. Fíjate si no cómo solo se detiene cuando no tiene nada más que quemar que a sí mismo. (Miedo a una llamada. Miedo a llegar tarde. Miedo a no estar cuando pase lo peor. Miedo a no poder salvarnos. Miedo a escribir miedo). Entonces el miedo es un incendio forestal y yo estoy en el medio con un paraguas de aluminio, intentando escamotear las llamas mientras corro bosque adentro imaginando el sonido de unas aspas que no vuelan ni traen consigo la escalera colgante para huir de esta imagen literaria en la que estoy perdida.

Anuncios

Acerca de Mónica Gómez Vesga

Preguntante.

Un Comentario

  1. serranobello

    Arrghh, qué bueno

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: