Juana Molina- Bonus track

Un día le robé esta canción a un amigo en silencio cuando saltó en su iPod mientras íbamos camino a no sé dónde. Cerré los ojos a ver si daba con lo que me hacía sentir, pero nada. Se acabó la canción, fuimos, vinimos, nos despedimos y me la llevé a casa. La reproduje toda una noche; varias veces con la luz prendida, otras con el cuarto a oscuras, mirando por la ventana, delineando las sombras que se formaban en el techo. La paré. La escuché pegada, acostada en la cama, mirando por la ventana otra vez, cerrando los ojos. Le puse momentos tristes, alegres, sexuales, eufóricos y fui combinando mi paleta sensitiva hasta que descubrí qué me pasaba por dentro cuando la escuchaba. Se convirtió en mi lugar común. Desde que la tengo conmigo, la pongo cuando quiero, después de mi siguiente parpadeo, aparecer caminando por Palermo con los audífonos puestos por el mero placer de ser el personaje principal de mi propia película. Nunca la escuché estando en Palermo. Ni en San Telmo. No la escuché en el ferri, ni en el auto, tampoco en el avión de ida ni en el de regreso, pero escucharla aquí sentada delante de una pila de hojas por corregir me deja escaparme por varios minutos al último lugar donde fui feliz, a pesar de no haber estado en el lugar (la canción) ni haberme hecho feliz. A veces te dejas perturbar por cosas tontas, me dijeron ayer, pero yo más bien creo que le hago demasiado caso a mis manías.

Seguimos investigando.

Anuncios

Acerca de Mónica Gómez Vesga

Preguntante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: